vomito

Ella pensaba que él era ideal para pasar el rato, para divertirse, quizás y para el final feliz. Él le mostró todo lo contrario.

Acarició su cuerpo. Estaba prohibido. Acarició sus manos, párpados, boca, esa boca que volvía a ser suya después de tanto tiempo. Estaba prohibido. Él acarició su pelo, su espalda, sus senos, esos que lo volvían loco. Pero estaba prohibido. Ella jamás entendió el por qué, una serie de circunstancias marcaron un confuso pensamiento en su cabeza y sentimientos. Y aún así ella pensaba que era ideal.

Pasó el momento, pasaron momentos, se perdieron los momentos… la vida siguió. Ella sin él. Él con la otra, y entre los dos, un vacío que la llenan recuerdos de películas y canciones. Un espacio lleno de silencio. Silencio penetrable, silencio eterno.

El “eterno”

Día de playa, día de películas con mi prima. Como somos las dos muy mamonas vimos “One Day”. Terminé llorando sin parar, recordando mi historia de amor -la única a la que me aferro desde hace pocos años- y pensando en lo triste de cómo algo tan hermoso puede tener tantas dificultades para mantenerse en pie. Y así llegamos a la conversación post película, de que siempre existe un “eterno” en nuestras vidas sentimentales. Uno que siempre estará en nuestros pensamientos, ese que queremos saber cómo está de vez en cuando; que pudo resultar ser el protagonista junto contigo de una hermosa historia de amor pero el destino, las circunstancias de la vida o quizás qué, evitó que pasara. Ese Eterno que se ve reflejado en cada película que ves, canción que escuchas o libro que lees. 

Sí, la verdad antes no creía en los “eternos” y si alguna vez pensé que tal pololo o amor no correspondido lo era, fue sólo por ese amor juvenil del momento. Hoy, al pasar años y que no se haya ido el sentimiento del todo, creo que ese loco amor es mi “eterno”… sólo lo sé por lo que sentí y sigo sintiendo a pesar de los años. Pero, pese a que él sea mi “eterno” hoy, no siento lo intenso de antes, hoy sé que si quiero puedo estar con otra persona, porque me carga estar pegada a una historia eternamente. No vale la pena, me gusta dar vuelta la página, y es por lo mismo que no he cumplido con el requisito de saber constantemente de él. 

Ahora que recuerdo, en otra época hubo un algo parecido a un “eterno” pero es mejor llamarlo Amor platónico, a quien la verdad sí me gustaría ver para saber cómo está, si sigue casado, cúantos hijos tiene, o que exista una remota posibilidad de que esté lanzado por la vida, busque mujeres jóvenes, tal vez una ex alumna … -sí, yo- y sigue mi fantasía. 

Pero es distinto el amor platónico con el “eterno”. Eterno es con quien tuviste algo, con quién se mantuvo un sentimiento mutuo muy lindo y que por causas del destino uno de los dos dejo de amar y siguió su camino, mientras que el otro aún no lo olvida. Amor platónico simplemente es esa fantasía constante de estar con alguien sea sentimentalmente, sexualmente o ambas. 

Eterno, sólo yo sé quién es- y mi prima también- y mi amor platónico… uf, aún me lo recuerdan algunas amigas. 

Monopolio de las ayudas sociales

llegando viva del vomistar.

Sí, se pasó bien, pero GANÉ: Daniela : 3 -Institución Chanta: 1 =) ¿Por qué?

1. al llegar a la entrada, habían unos cartelitos escritos a mano con plumón que decía “platea baja” y una flecha. Si esto estaba organizado hace 2 meses, dudo que no hubiesen tenido recursos para hacer algo más “decente”

2. UNA de 3 personas que les pregunté por el “escenario externo” (que eran parte del staff y del movistar ) supo responderme donde estaba … y, estaba arriba de la entrada a “platea baja sur” una vista casi para quedar con tortícolis… ¡qué gran organización de 2 meses!

3. el retraso a la entrada del Movistar… ya, eso siempre pasa pero de pesada lo quise poner.

4. tristemente para la organización, el Vomistar, no se llenó, además de que las pifias eran notorias cuándo “el relleno” hablaba tanto de la “obra maravillosa” de un techo para Chile.

Eso po, quedó más que claro que organizaron como el hoyo el asunto, no supieron reconocerlo y además vendieron una publicidad engañosa.

Tomen en cuenta: NO a la monopolización de las ayudas sociales. Por eso “Un techo para Chile” no es de mi agrado, porque se creen “dueños” de la ayuda social. Es como la “teletón” …quiero dejar en claro que hay millones de organizaciones no gubernamentales y sin fines de lucro que ayudan igual, sólo que no tienen los medios ni los recursos para difundir y crear eventos como “canto por Chile”. Así que si usted quiere ayudar a gente que lo necesita; sencillo: un poco de educación, un poco de amor y muchas ganas y no se sienta mal por no pertenecer a “un techo para Chile”, no ver la “Teletón”, no donar 1 peso en los supermercados. ¡Que no le vendan la pomá!.

 

Y…
Gané, que les quede claro. =)

Tinta de tus lágrimas. (por ti, para ti…siempre tú)

ahora que duerme todo entre los dos
que loca tu
que loco yo
que solos al final.

ahora que estamos libres cada cual
solo me queda por decir
que todo aquello que escribí
lo hice con tintas de tus lagrimas.

tanto mirarte que no pude verte
y me olvide de tus cadenas y de mi propia muerte.
soñaba con beber la libertad
y solo me queda por decir
que que todo aquello que escribi me lo dicto tu risa nada mas.

y a donde andaras descalza por mis sueños
y asomaras por donde asoma el blanco sol de enero.

si por casualidad te he de olvidar
solo me queda po decir
que todo aqueyo que escribi
sera de ti sera lo nuestro.

ahora que duerme todo entre los dos
que loca tu
que loco yo
que solos al final.

ahora que estamos libres cada cual
solo me queda por decir
que todo aqueyo que escribi
lo hice con tintas de tus lagrimas.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=nUwFw8ePZ8k#!

leyendo secretos.

A veces me pongo a leer blogs… y hay uno en particular que siempre que lo leo me da esperanzas. Me llena saber que existe gente que valora cosas simples, que se indigna con injusticias, que cuenta sueños y realidades de maneras muy interesantes… Me llena tanto que me pongo a pensar… “aún queda esperanza, aún queda gente buena” .

No soy mujer de malas intenciones, a veces suelo equivocarme con cosas básicas, pero nunca con la mala intención de por medio… y es lo que me ha hecho quizás ser muy pava, muy ilusa en la vida, pero no me arrepiento de haber sido así, y lo digo en pasado porque hoy he cambiado… las personas a tu alrededor lograr abrirte perspectivas que tú, por ilusa, ni te imaginabas.

El otro día me preguntaron algo curioso y allí me di cuenta que hago las cosas sin pensar. Claro, ahí es donde las cago, por eso repito: nunca es con mala intención, siempre es “hago, luego pienso” porque para estructurar o crear cosas en pos de algo malo, no sirvo.

Conozco personas que llevan la venganza sobre la piel, es increíble. Generar tanto rencor en una persona y la otra persona que se quiere vengar… para mi eso es muy turbio. Bueno, a ratos reconozco que quisiera que ciertas personas por catetes recibieran su merecida venganza, pero al final, la vida siempre se encarga de devolver las cosas… cómo diría una canción ” ya no hay por qué temer, la vida es lo que siembras, si una semilla es buena el fruto siempre colma de energías para caminar” .

Hace poco traté de estar en paz con una persona que para mi es importante… y le escribí pidiendo disculpas por, quizás, haberle hecho daño. La verdad, siempre he sido así, pero hay personas que creen que lo que uno hace de manera noble y “buena onda” tiene una doble intención… y es allí donde yo no logro captar; no logro empatizar con esas personas que desconfían mucho de las disculpas y los perdones.

“errar es humano; perdonar es divino” . Siempre lo tengo en cuenta y siempre me ha gustado esa frase. Cuántas anécdotas tengo de personas con las cuales solíamos odiarnos y ahora somos las mejores amigas  o al revés.

El mundo cambia, las personas cambian, los sentimientos cambian. Pero de mi, nunca esperen que sea alguien que se vengue … sí disfrutaré de cosas, siempre de lejos, con una mirada o una perspectiva de observador. Nunca de protagonista, al menos en lo que a “maldades” se refiere.

 

Lo último. Gracias a ti por todo. Gracias por entender y creer en mi. Me conoces de sobra y en tu respuesta me lo diste a entender. Sabes que con malas intenciones jamás te andaría “buscando” . Se agradece siempre. Lo demás, me lo guardaré para algún día poder  expresarlo. Hoy no vale la pena y, quizás, nunca lo valga, pero hay cosas que ni las palabras pueden expresar bien. Sólo eso.

-.–.–.-.-

título…

Hace mucho tiempo que no escribo aquí. La verdad, muchas cosas me han pasado y espiritualmente estoy tranquila. Puede que suene a soberbia, pero no me molesta en nada, soy así, estoy tranquila y las cosas buenas vienen con cambios de actitud y formas de mirar la vida. Me siento relajada ante todo… sólo dejando fluir. 

 

Lo único que puedo contar son los kilos de menos 🙂 , y lo que se viene de proyectos musicales con los que soñé desde hace mucho tiempo… estoy feliz y todo esto me está llenando el espíritu 🙂

 

contestando

No, no es eso lo que a mi me llama o excita de él. Esa descripción me suena a señoras de 40 o 50 que podrían gustarle… no jóvenes que crecimos con la música de “él”. 

 

un mini reclamo

Disculpen, pero en los 20 años, al menos yo fui a sus 5 marchas contra el gobierno de turno. No es cosa de ahora, lo que pasa es que el gobierno actual radicaliza lo que se llevó construyendo durante 20 años. Si pasa eso, nosotros también nos radicalizamos. Haga un análisis si quiere criticar. Infórmese

Caminando al día de ayer

21 de Agosto del 2011 y casi a las 11 nos vamos con mi prima en dirección al evento posteriormente llamado “marcha de los remolinos” . Nos juntamos, en Matta con Vicuña Mackenna, un grupo grande de gente que iba camino al Parque O’higgins. Se hizo una pequeña marcha y nos fuimos cantando “Cambiemos la constitución, para hacer justa está nación (…) una asamblea constituyente, un plebiscito para la gente” la alegría se sentía como el calor que el sol nos dio durante toda la tarde.

Así llegamos y nos instalamos cerca del escenario y esperamos acaloradas, pero felices, a la Banda Conmoción. Mientras eso pasaba, un grupo de estudiantes se sentaron en el suelo y empezaron a tocar canciones de reggaeton con guitarra. Nosotras nos reíamos a carcajadas. También casi al mismo tiempo los gritos se daban espontáneamente entre otro grupo de estudiantes y nosotras nos sumábamos.


Ya después de haber disfrutado los primeros 3 grupos tratamos de ir a sentarnos al pasto. Imposible. Creímos que iba a haber espacio amplio mas estaba todo llenísimo.  Cuando al fin conseguimos ese preciado espacio cuando en el escenario se presentaban “los miserables” 3 mimos pasaron por al lado y nos hicieron leer “sonreir es gratis” inevitable darles una sonrisa si ya estaba muy feliz.
Pasados 20 minutos decidimos ir al baño. Odisea máxima… nos demoramos 10 minutos en tratar de llegar al baño y cuándo lo hicimos esperamos en una fila eterna hasta que nos avisan que existen más adelante baños desocupados. Fuimos y cuando hacíamos una fila menor, “Los Tr3s” comenzaron a tocar. Con mi prima nos lamentamos de no poder estar escuchándolos como corresponde, pero las necesidades humanas están primero.


Finalizada la ida al baño caminamos hacia el escenario no sin antes pasar a comprar un rico Choripán. Fila de no menos media hora y desde allí escuchamos a Chico Trujillo y Joe Vasconcellos.
Aquí vino la mejor parte. Después de estar enrabiada por toda la gente que fluía entre medio de la fila y una colada que incluso se molestó por encararla, descansamos por fin con nuestros choripanes en el pasto justo al lado de un artesano Hippie llamado Guille. Hablamos con él casi toda la última parte de la jornada, contándonos su experiencia fuera de Chile y manifestando su opinión respecto del tema social actual. Ahí nos quedamos riéndonos de unos borrachitos que molestaban a la gente haciendo bromas indefensas “¡cuidado con el cable!… ¡Ahhh! se la creyó” y cantando canciones de Sol y Lluvia, Santiago del Nuevo Extremo, Daniel Viglietti, Inti Illimani y finalmente Illapu. Entre “Adios Carnaval, adios Sebastían” y “el pueblo unido” se nos fue el sol y llegó el cansancio de los pies por tantas horas paradas.


Así viví yo mi día de Domingo Familiar donde me encontré con gente que me gustó verla y saber que eramos casi 1 millón de asistentes. La verdad, no tuvo precio. Sentí, nuevamente, que existe futuro mejor.


4 de Agosto del 2011

Escribir para mi no es fácil. Debo asumir que me cuesta ligar las ideas y soy súper floja en lo que revisar redacción se refiere. Por lo mismo escribo muy mal [redacto pésimo] pero al menos intento escribir. 

Hoy, quiero escribir de lo que pasó el Jueves 4 de Agosto. 

La verdad, estuve empezando un resfrío (que me dura hasta el día de hoy) ese jueves, por lo que no quise asistir a ninguna marcha, 1. porque no estaba autorizada y era obvio que iba a queda la cagá y 2. quería cuidarme para ir hoy a un babyshower (no resultó cuidarme dos días ¬¬ ) En fin, pasó lo obvio, una represión injustificada con estudiantes que sólo iban a marchar y una cuasi guerra con los infiltrados de siempre (pacos y “anarkos”) pero, creo que jamás vi tanta violencia como ese día. Nunca había visto tanta represión como ese día.  Y sólo era el comienzo.

No se pudo transitar por las calles de Santiago, y la idea de “generar orden público” claramente no funcionó, pero la gente del gobierno está convencida que mantener “el orden” es a través de la violencia. ¡¡¡¡CON SUERTE SE PUDO TRANSITAR EN SANTIAGO, POR DIOS!!! y así y todo, no hubo caso que la derecha que gobierna este país (no se si existe otra más sensata que no gobierne actualmente) no encontró para nada terrible toda la violencia de ese fatídico día. Quizás, estaban concentrados en el 26% de aprobación y no se dieron cuenta de lo que pasaba en las calles de la capital (daré beneficio de la duda).

Bueno, a raíz de que la gente no estaba ciega, el llamado por redes sociales a realizar un cacerolazo en repudio a lo ocurrido durante el día, no se hizo esperar y a las 21:00 hrs empezaron los sonidos por todas partes de la Región Metropolitana. Acá en mi barrio, sólo fuimos dos vecinos quienes tocamos cacerolas ya que éste es un barrio de Militares. (puaj, te extraño Maipú)  pero lo hicimos con orgullo. Aunque me pasó algo extraño. Sentí que estábamos en dictadura. Mi mamá apagó todas las luces de la casa para tocar las ollas y yo no entendía por qué, hasta que me dijo “apagábamos todas las luces cuando hacíamos cacerolazos en dictadura, para que no nos reconocieran” quedé helada por el viejo hábito de mi mama de tocar ollas a oscura y en el patio (¡olvida el antejardín!) y así fue como tocamos un rato corto, pero fuerte y lo que leía a través de Twitter era impresionante. Mucha gente de distintas comunas tocando cacerolas, pero más me impresionó lo que leí después… Otra vez la represión. Ahí si que no entendía nada. 

Vi un video a las horas después de cómo se reprimía a un grupo de gente que estaba sólo, (y no miento), sólo tocando ollas en un barrio residencial… y allí los carabineros de verde y cascos, tirando lacrimógenas. Injustificable, repudiable. Un sentimiento que te genera la máxima impotencia que puedes sentir. 

Y así fue como terminó ese día jueves negro del año 2011, ese día estoy segura que quedará plasmado en hojas de libros de historia cómo el día en que hubo la mayor represión de la policía en “democracia”. 

Con esto termino mi versión y cómo viví ese día. No fui un actor activo de lo sucedido, pero aún así vi y viví el momento a través de imágenes, llanto e impotencia de otros. 

Anteriores Entradas antiguas

fotos Flickr

Más fotos

Contemos 1, 2, 3....

  • 529 hits